Cuán importantes son las rutinas, para bajar nuestra ansiedad e impaciencia